SOBRE JUANDA

Qué tal amig@s? 

Soy Juanda de la Peña y toda mi vida ha estado ligada a las 2 ruedas, en los primeros años como deportista de Élite y en los últimos años como artífice y promotor de Kabra Bikes. Pues bien, voy a hacerme un huequito en internet para resumir mi historia y mi aportación a este mundillo.

Antes de soltar todo el rollo, dejo aquí mi palmarés deportivo: PALMARÉS

Nací el 20 de septiembre de 1979 en Valencia, salí pequeñín y delgado. Desde el principio fui inquieto y nerviosete, y sobre los 6 años ya tuve mi primera bici de BMX. Una Torrot Bmx blanca y ruedas naranja, guapísima para la época. Aunque era un tanque de pesada y tenía un desarrollo tan largo que podías llegar a 200km/h si le apretabas bien al pedaleo. No tengo ni idea de cómo los peques podíamos mover aquellas bicis, pero lo hacíamos...


Vivía en Valencia pero los fines de semana y vacaciones los pasábamos en el chalet en la Virgen de la Vega (Teruel) y allí mi Tete y yo hacíamos el Kabra con las bicis todo el día, mi padre (Antonio) y Arturo el vecino además nos marcaban saltos. Los papis en cambio hacían excursiones con motos de Trial, y eso era realmente lo que me fascinaba, la moto! Así que me crie en un entorno de montaña, bicis y motos. Yo siempre soñé con tener mi propia moto pequeña, pero en aquella época no era tan fácil satisfacer esos deseos. 

De vez en cuando encendías la tele un domingo cualquiera y en la TV2 estaban poniendo Trial, así es como descubrí que con aquellas motos se podían hacer cosas "imposibles", que era un deporte reglamentado y que era una auténtica pasada. Conocí a través de la pantalla a los cracks de aquella época; Jordi Tarrés, Marc Colomer, Amós Bilbao, Ahvala, Bosis, Miglio.. Me enamoré literalmente de este deporte, y no tardé en poner un poster gigante de Jordi Tarrés en mi habitación, a partir de ahí sería mi ídolo.


Yo nutría mi interés como podía, y aprovechaba cada vez que iba a casa de mis tíos para empaparme bien con las revistas de Motociclismo que mi primo Mikel se compraba. Por supuesto, iba directo siempre a la sección de Trial o moto de Campo, y allí me pasaba horas. En una de esas revistas un día iba un artículo de Trialsín (Trial sin motor); el hecho de ver cómo ese mismo deporte se podía también practicar con bicicleta, y que estaba más a mi alcance fue toda una revelación. Pero en aquel entonces no había internet y en el entorno que yo conocía no existía el Trialsín. Igualmente yo cogí mi Torrot y traté de transformarla a Bici de Trial, le puse neumáticos de tacos y le puse un plato más pequeño, y empecé a intentar imitar lo que hacían las motos pero con mi bicicleta.  

Para calmar mis ansias, mis padres me llevaron a ver un Trial Indoor de moto a la Plaza de Toros de Valencia. En aquella época se hacían en las principales ciudades de España y se hacían por todo lo alto, había muchos sponsors y mucha pasta metida, sobretodo y paradojicamente marcas de tabaco.
Recuerdo flipar en colores con las cosas que se podían subir con las motos, pero una de las cosas que más me ha impactado en mi vida fue ver lo que sucedió en el descanso entre las clasificatoria y la final. 

De repente, salio un tal Opi (o algo así entendí) subido sobre una bici de Trialsín, haciendo fácilmente las zonas que los de las motos hacían con serias dificultades. No me lo podía creer, pensaba que tenía poderes, o que era alguien especial y por supuesto que sería extranjero. 

A partir de ese momento mis prioridades cambiaron por completo y decidí que iba a dedicarme a hacer Trial en Bici hasta que más tarde pudiera tener moto para hacer Trial en Moto.

Tendría unos 12 años y me puse manos a la obra y lo primero sería tener una bicicleta de Trialsín de verdad, así que empecé a comprar cada semana el "Trajín" (el Wallapop de la época y en forma de periódico) en busca de una. Qué grata sorpresa fue ver que existía mercado de esas bicis, se llamaban Montys y habían algunas por toda España. No tardé en dar con una de segunda mano en Valencia. Tuve que limpiar la puerta del garaje varias veces para que mi Iaia me pagara un sueldito. Con eso, con estrenas y con la ayuda de los papis, conseguí reunir las 20mil pesetas que costaba aquella bici. Me fui con mi padre a Santa Bárbara, la urbanización más pija de Valencia, donde residía tal reliquia. Fue la primera vez que pude ver una bici de trial en directo, poder tocarla y probarla, toda una experiencia!! Recuerdo que mi padre no entendía muy bien por qué quería esa bici tan pequeña y con el sillín tan bajo, pero al final nos la llevamos para casa. Empecé a entrenar para llegar a hacer lo que aquel tipo increíble hacía con su bici. 

(A ver si no se aprecia que estoy imitando al tío Jordi...)

Pasó un tiempo más mientras yo desarrollaba mi propia técnica trialera y un día a los 13 años fui con mi amigo Pepo al Expojove. Era una feria de Navidad que se hacía cada año en la Feria de Muestras de Valencia. Disfrutamos de todas las actividades que habían, pero ese día pasó algo que me cambió la vida para siempre. Encontré allí a unos chicos que estaban exhibiciones de Trialsín. Resulta que eran valencianos, unos aficionados de la Cañada y el que organizaba todo, Juanba Calero de Alacuás. Pude hablar Juanba tras la exhibición y me dijo que quedaban para entrenar todas las semanas, que estaba todo organizado y que habían competiciones. El deporte había dejado de llamarse Trialsín y ahora se llamaba Biketrial. Me dio su número de teléfono y ahora ya podría entrar al mundillo del Trial oficialmente, fue como que me tocara la lotería. 

Empecé a juntarme a entrenar con Juanba, quien fue mi mentor, y con Jose Antonio López. Los admiraba, me parecía increíble todo lo que hacían y me ayudaron mucho a aprender la técnica. Al instante se convirtieron en mis mejores amigos.

A mis padres les gustó el deporte, el ambiente y veían que era algo que se me daba bien y me apasionaba, así que se involucraron 100% conmigo y empezaron a llevarme a competiciones. A partir de ahí mi padre se convirtió en mi entrenador y mochilero oficial durante toda mi carrera deportiva. Su compromiso fue tanto que incluso sacaba tiempo de donde no lo había para organizar campeonatos Autonómicos y Nacionales aquí en Valencia. 

En 1994, con 14 años, empecé a competir en el campeonato de Cataluña y el segundo año conseguí ser subcampeón en Cadete. Desde entonces el Trial fue el centro de mi vida, cada día entrenaba más y fui poco a poco llegando más alto. Pero lo mejor de toda es época fueron las aventuras inolvidables, experiencias y anécdotas de cada viaje por todo el mundo con los amigos que hice en el Trial; J.A.Linares, Benito y Raul Ros, Javi Alonso, Carles Diaz, Gerardo García y muchísimos más. Eran mis rivales en competición pero mis mejores amigos ante todo y compañeros de locuras en las fiestas postcompeti. Con Linares es con el amigo que más me he reído en la vida, tenemos miles de anécdotas y no nos cansamos de rememorarlas. Eso si, nunca desatendí los estudios y pude combinar el deporte con mi formación académica y la vida normal de adolescente.


Después de 15 años compitiendo como deportista de Élite BOE, obtuve más de 40 títulos en campeonatos oficiales, destacando sobre todo el hecho de haber sido Bronce en el Campeonato del Mundo en dos ocasiones 2003 y 2005, una de ellas en Elite UCI (la máxima categoría) y Bronce de Europa en 2003, también en la máxima categoría. Estuve en el top10 del mundo de 2000 a 2008.


Fui piloto oficial de la marca Monty durante 10 años y pertenecer a la marca pionera de bicis de Trial ha sido todo un honor. Y qué fuerte fue que aquel tipo increíble que me hizo alucinar en la plaza de toros resultó ser mi jefe de filas durante esta etapa: Otpi (12 veces campeón del mundo de Biketrial), hijo de Pere Pi, fundador del deporte del Biketrial y creador de Bicicletas Monty. Les doy las gracias por todo lo que me ayudaron como piloto.


En 2005 llegué a un punto importante de mi vida, había obtenido mi mayor logro deportivo (Bronce Mundial) y además había finalizado mis estudios de Ingeniero en Topografía en la Universidad Politécnica de Valencia, la cual se portó ejemplarmente conmigo ayudándome a financiar mis gastos deportivos. En aquel momento tuve que plantearme si cambiar mi vida, comenzar a trabajar y ganarme los cuartos, o seguir estirando mi carrera deportiva hasta que el cuerpo diera de si. 


Era joven (26 años) y tenía ganas de seguir haciendo lo que mejor sabía que era andar en bici, tenía ganas de seguir estudiando y viviendo la vida universitaria, que también molaba lo suyo. Así que decidí matricularme en Ingeniería Superior en Geodesia y Cartografía y seguir combinando deporte y estudios. Aunque en esta ocasión también quería empezar a tocar el tema laboral y empecé a trabajar de becario en una empresa de Topografía (Geoconcept). 

Así que pasé dos años muy intensos en los que empecé a experimentar el estrés. Llevaba un ritmo de entrenamiento fuerte, estaba estudiando un montón y también trabajaba tres tardes por semana. Deportivamente no fue mal, en 2008 me clasifiqué para la final del mundial Élite 20" en 2ª posición, aunque en la final sólo pude acabar 5º. Pero ese fue mi último mundial, porque meses más tarde me rompí el codo en un accidente en el campeonato de España y ahí hubo un punto de inflexión. 

Replanteé mi vida de arriba abajo, y decidí dejar de competir profesionalmente, dejar los estudios a falta de 3 asignaturas para obtener la titulación y dejé de trabajar. Y lo dejé todo para emprender mi propio proyecto, una empresa dedicada a la promoción y fomento de mi deporte: Bike Yourself (Biciclétate en español)

El proyecto principalmente surgió por una "necesidad" no cubierta en mi deporte, puesto que, hasta la fecha, no existía una bici de Trial que satisficiera totalmente mis necesidades personales como deportista. Yo siempre competí en bicicletas de 20" y, con los años surgieron unas bicicletas de 26" que venían de bicicletas modificadas de  la modalidad del Mountain Bike. Siempre me sentí muy cómodo pilotando en 20", pero realmente la bici de 20" la encontraba pequeña y la de 26" demasiado grande. Así que siempre creí que una talla intermedia sería ideal para pilotos como yo de estatura media-baja (1,73). Así que decidí diseñar, fabricar y comercializar mi propia Bicicleta de 24".

Utilicé los conocimientos en Autocad que había aprendido en la Universidad y empecé a echarle horas a esta herramienta para diseñar la bici. El primer boceto que me salió fue un diseño monoviga muy similar a lo que más tarde sería la Ozonys Curve, pero pensé que para empezar tal vez debería ir a algo más sencillo y con forma tubular tradicional. Qué pena porque a Ozonys ese diseño luego no le fue nada mal.



Finalmente salió un diseño tubular sencillo pero robusto y eficiente. Sólo me faltaba el nombre de la marca. Siempre me han dicho que estoy como una cabra, siempre me han dicho que hago el cabra con la bici, mi horóscopo chino es Cabra y sobre todo, una Cabra es el animal con perfil más trialero de la faz de la tierra, siempre va haciendo zonas entre las rocas que se encuentra. Kabra Bikes era el nombre ideal para mi marca. 

En 2009 empecé a fabricar bicicletas de 24", el primer modelo se llamó First 24 (F24), por aquello de ser la primera bicicleta de Trial de 24" de competición de la historia. Después hicimos el F20, F24.1 y F26. Después hicimos una versión mejorada de esa gama, serían los V2. Y finalmente hicimos el segundo modelo S20, S24 y S26. Kabra Bikes se ha vedido por todo el continente Europeo y ha llegado a América del Norte, Canadá y Japón. 



Al mismo tiempo empecé a reunirme con el Ayuntamiento de Valencia con el fin de construir un Bike Park en la ciudad. En 2011 pudimos comenzar con la instalación Bike Park de Valencia, que está ubicado al lado de la Marina Real del puerto de Valencia y paseo marítimo. Ese mismo año comencé a impartir clases de Trial y técnica para bicicleta de Montaña. El proyecto de escuela acabó llamándose Kabra Bike Skool. A día de hoy tenemos más de 60 alumnos y cada vez tenemos un sistema de enseñanza mucho más depurado. 


Otra de las delegaciones de Kabra Bikes es la de la promoción del deporte a través del espectáculo, así pues desde 2012 hacemos giras de exhibiciones por toda España con nuestro Kabra Bike Show. 



Tras toda una vida dedicada fielmente a la bici, un buen día recordé que mi elección por la bici fue derivada por una afición inicial no satisfecha por la moto. Así pues, en 2016, con una carrera profesional ya consolidada, y con tiempo disponible para poder atender a mis aficiones personales, decidí que era el momento de empezar a hacer trial en Moto. Me hice con una GasGas Pro 06 y empecé a probar suerte. Me di cuenta de que, por mucho que dominara las dos ruedas a través de la bici, la moto era otra historia.. Es verdad que mi nivel de entrada era bastante bueno por el hecho de contar con el equilibrio, la potencia y la técnica de la bici, pero aquí se ponían en juego más factores, como el embrague, y el freno trasero en el pie. 



Siempre he tenido cierta debilidad por proteger el medio ambiente y por lo ecológico, así que a los pocos meses decidí que quería hacer trial con moto eléctrica. Busqué opciones y encontré 2: GasGas y ElectricMotion. Envié una propuesta de colaboración para la promoción y el desarrollo a ambas marcas. GasGas, que sólo contaba con un prototipo fabricado, no estaba por la labor. En cambio Electric Motion se interesó por mi propuesta y empezamos una relación de colaboración comercial que con el tiempo se ha convertido en uno de mis proyectos actuales: Electric Motion Levante. Instragram: EM Levante


Empecé a competir en el campeonato autonómico en 2018 y acabé subcampeón en TR4, junto con las motos de combustión. Al año siguiente subí 2 categorías de golpe y quedé campeón en TR2B, además tuve el placer de poder competir en el Campeonato de España en TrialE (sólo para eléctricas) y obtuve el bronce de España. 



Con Electric Motion Levante llevamos la distribución de toda la gama de motos eléctricas de la marca francesa en la comunidad Valenciana. Actualmente se está dando una clara transición a lo eléctrico y me siento muy orgulloso de formar parte de ello y más con la empresa pionera en el desarrollo de Motos eléctricas de trial en el mundo. Mi moto actual, la Epure Race 2021, es una moto totalmente competitiva para Trial de nivel TR2 hacia abajo, me chifla!




Y, para finalizar esta autobigrafía, os voy a contar sobre mi último proyecto en el que estoy invirtiendo mucho tiempo. Estoy trabajando para compartir con todo el mundo todo lo que he aprendido como deportista y como profesor de trial durante todos estos años. Y, para ello, he empezado a desarrollar mi faceta de Youtuber aprovechando el gran potencial de esta plataforma. Me gustaría llegar a muchísima gente para poder ayudar a deportistas a mejorar sus habilidades sobre la bicicleta, así que estoy haciendo tutoriales de Biketrial y cualquier modalidad ciclista. Hacer videos es muy difícil, pero vas aprendiendo trucos de grabación, de edición, etc. Pero en lo que más esfuerzo estoy dedicando es a ofrecer el mejor contenido que esté en mis manos dar. Visita mi canal y, por supuesto, suscríbete: https://www.youtube.com/user/Juadela 


Mi madre siempre me ha preguntado; ¿Nene, porque no haces deportes "normales"? Sé que lo dice de coña, porque sabe que me apasiona lo que hago, pero ella se preocupa porque no quiere que me haga daño. Siempre me ha dado por hacer deportes alternativos, "de riesgo", y lo que todos ellos comparten es que tienen un componente técnico muy elevado, que requieren de toda mi atención y toda mi capacidad mental y física a la vez. A diferencia de otros deportes, el Trial, la escalada (que también practico), y otros deportes de este tipo, son deportes en los que estás totalmente en ese lugar y en ese momento, tu mente sólo puede estar en lo que haces y no pensando en tus problemas o cosas que tienes que hacer. Cuando hago Trial estoy en modo Mindfullness, totalmente conectado conmigo mismo, puede que este sea mi estado Nirvana y lo adoro.

Es la primera vez que enlazo toda mi historia en un mismo texto. Espero que te haya gustado y que puedas disfrutar o hayas disfrutado alguna vez de alguna de las vertientes de mi trabajo para el mundo de este deporte. Muchas gracias por haberme leído, un abrazo Kabritiyo. 

Juanda de la Peña (Kabritiyo de toda la vida)

No hay comentarios:

Publicar un comentario